21/7/08

FARO 2008, 2º Intento

Quedamos en McCharly & Cia a las 8 de la mañana. Estaba cerrado, por lo que tuvimos que desayunar en la competencia. A la hora en punto llegaron Taz y Emma, quienes serían mis compañeros de viaje. Los primeros comentarios giraron en torno a la ruta. En principio trataríamos de ir por Pajares hasta Benavente, pasar Zamora y Salamanca, para llegar a dormir a Caceres. La ruta del viernes estaba por decidir. Las motos limpias, los nervios a flor de piel. Sería el segundo intento. Particularmente tenía la intención de quitarme el mal sabor de boca de la edición 2007



Dimos los últimos retoques a las motos y nos apartamos para dejarlas respirar. Iban a hacer muchos Km y tenían que prepararse


Despues de saludar a Charly y su gente, saldrían un poco más tarde, partimos hacia Caceres. Sería el final de la primera etapa. El viaje estuvo lleno de momentos mágicos. Todos dificiles de olvidar. Los kilómetros se sucedían mientras atravesabamos pueblos y ciudades. Parabamos para comer y volvíamos a montar para hacer la mayor cantidad del recorrido con la luz del día.


Atravesamos la sierra de Candelario por Bejar y Baños de Montemayor. Donde por cierto hay un Balneario que merecería la pena probar. El sol castigaba con fuerza la osadía de quienes se aventuraban por las carreteras. Minuto a minuto disfrutábamos de la ruta que se nos ofrecía. Taz Guiaba. Yo le seguía.Y volabamos para llegar al destino de nuestro primer día. El Hotel Alfonso IX en Caceres. Lo encontramos casi por casualidad, pero es el mismo en el que dormimos el año pasado y nos parecio adecuado. Esta muy cerca de la Plaza Mayor y de la zona de copas. Una buena cena regada con un Heredad de la tierra y ya estabamos listos para descansar. Había sido un gran día.
Las fotos de Caceres la hicieron Taz y Emma, por lo que las intercalare cuando las tenga en mi poder.

A la mañana siguiente, listos a las 9 am, nos pusimos en marcha con la idea de hacer la primera parada en Zafra. De nuevo buena temperatura para el inicio del viaje. No teníamos ni idea de que se nos prepararaba una autentica travesía por el infierno.



Pero al llegar ceca de Jabugo, paramos para repostar, y la obsesión de aventura que tiene mi amigo Taz, nos llevo a cruzar los infiernos. En lugar de seguir por la 435 hacia Valverde del Camino, Trigueros y Huelva, se metio de cabeza en el secarral que nos condujo por San Telmo, Cabezas Rubias, Puebla de Guzman... Pueblos todos ellos en los que no se veia un alma. Con las puertas y ventanas cerradas para evitar que el calor, sofocante a esa hora, no entrara a molestar. Quienes nos veian, hacían inequivocos gestos de cabeza. Acertaban al pensar que estabamos locos. Con mucho calor, comimos bastante bien en un pequeño bar de Cabezas Rubias, y por la tarde, partimos hacia Ayamonte por esas carreteras llenas de curvas y espejismos. Desde Ayamonte hasta Faro, como dice la copla de Carlos Cano, tomamos la autopista. Pensabamos en llegar a media tarde para refrescarnos en el hotel y hacer la inscripción. Allí habíamos quedado con Aroa y Juan, dos cordobeses del foro Honda Shadow.




La estancia en Faro y el viaje de vuelta son otras historias que contare mañana. Buenas noches.

Llegamos a Faro a media tarde. Pretendíamos ir al hotel o apartamentos, que de ambos había, para quitarnos el calor del viaje. Había que inscribirse, por lo que a las 21,00 quedamos tambien con Aroa y Juan en la zona de inscripciones. Aquello era un caos. Pero un caos controlado. Mucha gente trabajando para que no hubiera acumulaciones, y aunque algún fallo hubo, yo me quede sin pin, todo iba bastante rápido. Pulsera rosa fosforescente y a rellenar papeles para los sorteos. Era nuestro primer contacto con la megaconcentración.


Ya todos juntos comenzamos a disfrutar de lo que iba a ser una mega fiesta. Motos y más motos. Un monton de gente, y eso que aun estaba por llegar el contingente más numeroso. Lo del sabado fue brutal. En un alarde de valentía quisimos recorrer toda la zona de tiendas para hacernos una idea de la cantidad de gente que había. ¡Fue imposible!. Llevabamos una hora andando y no habíamos recorrido ni la mitad del perímetro. Exibición de motos, Bike show, Show erótico, y música, mucha música cada día. Para quien no lo sepa, hay tres zonas diferenciadas. El Oasis, el area de fiesta o carpa, y el escenario. En las tres hay música en vivo. Cuando no esta el escenario principal, hay actuación en el oasis y en la carpa. Y que actuaciones. Buena música y mejores shows. Una gozada. Al no estar todo el día metidos dentro de la concentra, al llegar estabamos frescos y nos movíamos de un lado a otro hasta encontrar a casi todos los conocidos. Pero tambien hay un riesgo, perder a la gente entre tanta multitud. Eso me ocurrio. Pero tambien sirvio para conocer gente nueva y disfrutar de su compañía.


Para contar en fotos lo que se vivio alli necesitaría todo el tiempo del mundo. Pero lo único que se me ocurre decir es que merecio la pena. Si el viaje en si fue increible, la diversión y el espectáculo no lo fueron menos. Hay que ir. Yo ire de nuevo, pero como en esta ocasión, a dormir fuera de la concentra. Este es un plano de la zona ocupada por la concentra. De todo y a todas horas. Impresionante.



Pero todo lo bueno se acaba, llego el domingo y había que salir para Asturias. Temprano, a eso de la 8,30 ya estaba en la carretera. Como viajaba solo, decidi cambiar la ruta de vuelta y desde Ayamonte viaje por autopista hasta Huelva, para coger la 435 de Valverde del Camino y Jabugo. La carretera que abandonamos en el viaje de ida para meternos de cabeza en el infierno. Al menos por aqui había bares donde parar a refrescarse del mucho calor.



La idea era llegar por la 435 hasta Zafra y luego tirar para Badajoz. Pero a mitad de camino decidi ir a conocer Jerez de los caballeros. Merece la pena por la carretera y porque los pueblos que cruza tienen su encanto.


Ya camino de Badajoz, y viendo que era relativamente temprano, pense en la posibilidad de llegar hasta Salamanca para dormir alli. Me puse a ello y llegue a las 19,00, poco más o menos. El Hotel Montalvo, un tres estrellas de cine, me sirvio para descansar y relajarme para la ruta del último día. Estab relativamente cerca de casa por lo que, tanto mi "Estrella" como yo estabamos nerviosos. Dormimos poco y las 7,00 de la mañana salimos de Salamanca en dirección a Zamora. Zamora, Benavente y Leon pasaron casi sin enterarme y cuando me quise dar cuenta estaba de nuevo en Mieres. El lugar de partida. No quería llegar, por ello hice tiempo y pare a comer en Charly & Cia.




Una hambueguesa que hay que probar. Alli me enteré de que el grupo de Charly estaba por Benavente. Llegarían un par de horas más tarde. Mientras comía recorde cada momento del largo fin de semana. El viaje..., la gente, los nuevos lugares... Estaba triste y comenze a pensar en el proximo viaje. No se donde, pero la ruta me llama y en cualquier momento puedo responder a esa llamada. Si podeis, no dejeis de bajar a Faro, no solo por la concentración motorista más grande de Europa. Sino por el viaje, por conocer nueva gente. Merece la pena. Yo voy a planificar otra salida. Hasta entonces, salud, ráfagas y buena ruta a todos.

5 comentarios:

Fofi dijo...

Simplemente genial la cronica y una envidia sana de ver la gran ilusion puesta en ella,aun no me pase por Faro,espero ir en alguna otra ocasion,pues por lo que parece es algo que hay que hacer,si se siente la moto,gracias por esta cronica Gnomo

killer dijo...

gnomo,sin duda eres un genio haciendo cronicas....me ha gustado leerte,con tu permiso pongo un enlace a tu blog en mi pagina.........
por cierto,soy killer1 y mi pagina es:
www.killer1rock1974.spaces.live.com

Kadio dijo...

Como siempre, genial. Veo que me quedan unas cuantas letras para leer, jeje!! pero encantado, espero poder compartir algun dia una cronica contigo, despues de haber compartido el viaje :).

Aroa R.B. dijo...

Un placer formar parte de esas vivencias..
Nos vemos pronto! ;-)

Tino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.